Iniciar sesión

  • · Síguenos
23 de abril de 2016

Alianza de países contra el Estado Islámico

Laura Alonso
Militares americanos y suníes luchando juntos en 2008 / Foto: Luis Delgadillo (Wiki)

Militares americanos y suníes luchando juntos en 2008 / Foto: Luis Delgadillo (Wiki)

 

El mismo día en el Estados Unidos celebraba el decimotercer aniversario del 11 de septiembre de 2001, Barack Obama ha anunciado una gran ofensiva para destruir el Estado Islámico “allí dónde esté”. Las críticas no se han hecho esperar y es que pese a que se presentó al mundo como un presidente pacifista, ha seguido la estrategia militarista de su predecesor, George W. Bush, e incluso la ha ampliado a zonas como Libia, Somalia o Yemen.

En un acto muy ceremonioso y acompañado por su esposa, Michelle Obama, y flanqueado por el secretario de Defensa, Chuck Hagel, y el jefe del Estado Mayor, Martin Dempsey, el 44º presidente de los Estados Unidos, se mostró con gesto serio e hizo un llamamiento a la unidad del pueblo americano. Posteriormente, en su discurso a la nación, que no duró más de 10 minutos, aseguró que “Estados Unidos no se rinde al miedo”. Después de trece años de guerra continuada, Obama pretende acabar con un ciclo de terror que le ha costado la vida a más de 6.800 estadounidenses y para eso debe acabar primero con el Estado Islámico “lleve el tiempo que lleve” y ya ha dejado claro que no será poco el tiempo que necesite para extirpar del mundo “un cáncer” como este.

 

¿QUÉ ES EL ESTADO ISLÁMICO?

Estado Islámico (EI) es un grupo militar yihadista que cuenta con una gran fuerza en países como Irak y Siria. Aunque ocupa ya una basta extensión del territorio de ambos países, su objetivo principal, según lo han expresado ellos mismos, es expandirse y ocupar el máximo territorio posible, incluso llegando a conquistar de nuevo al-Ándalus -la mayor parte de la Península Ibérica-, territorio bajo control islámico durante la Edad Media (del año 711 al 1492).

Todos los que conforman este grupo son islamistas suníes y buscan el cumplimiento estricto de la sharia, la ley islámica, lo que les enfrenta a otros grupos étnicos como los chiíes o los kurdos, que hacen una interpretación del Corán menos radical. Se han convertido en el grupo yihadista más exitoso que jamás se ha visto, puesto que han conseguido ya gran cantidad de dinero, infraestructuras y negocios, lo que les ha permitido ganar mucho poder y llegar a controlar ciudades como Faluya, Mosul o Raqqa.

Lo que empezó siendo una organización terrorista que ayudaba a AlQaeda durante la guerra de Irak en 2003, se ha declarado ahora independiente y con la guerra civil siria se ha ido haciendo cada vez más fuerte y más atroz. Masacres, entierro de víctimas vivas, cabezas clavadas en picas o decapitaciones grabadas, como las que sufrieron los periodistas estadounidenses James Foley y Steve Sotloff, son su sello característico. Grabaciones muy cuidadas en las que aprovechan sus atrocidades para pedir el fin  de “la alianza del mal de América contra el Estado Islámico”. Su agresividad y su barbarie han conseguido que AlQaeda se desentienda del grupo y se desvincule de la autoría de tales crueldades.

 

 

UNIÓN CONTRA LA YIHAD

Barack Obama ha prometido al pueblo norteamericano “degradar y destruir” al EI en una ofensiva que “no será corta”, tal como ha reconocido él mismo durante su discurso. Estados Unidos ya había lanzado ataques limitados en Irak durante el mes de agosto para proteger al personal americano en el país y para proteger a las minorías amenazadas por el EI, pero ahora el reto es aún mayor, y el gobierno americano ha decidido acabar con las restricciones y atacarles donde sea. En esta nueva etapa de la guerra se acabaron las fronteras, que ya no se van a limitar solo a Iraq sino que también incluirán Siria.

Según ha informado el presidente americano, esta nueva operación no va a implicar el envío de nuevas tropas estadounidenses, porque además no van a actuar solos. “Estados Unidos va a liderar una coalición internacional”, han comentado fuentes cercanas al gobierno americano, quien ha reconocido que países como Reino Unido, Francia, Australia, Canadá, Alemania, Turquía, Italia, Polonia y Dinamarca ya se han unido a esta alianza. Además, diez países árabes, con Arabia Saudí a la cabeza, se han comprometido a colaborar en la lucha contra el EI.

Francia ha decidido tomar la iniciativa de esta nueva alianza y se ha comprometido a enviar una decena de cazabombarderos, situados ya en una base militar de Abu-Dabi. Por el momento el gobierno galo solo ha concretado que llevará a cabo ataques aéreos limitados y misiones de espionaje en la zona. Jean-Yves Le Drian, ministro de Defensa francés, no ha descartado que con posterioridad puedan incorporarse nuevas tropas que actúen sobre el terreno en un conflicto que plantea muchas dudas.

 

NO OLVIDES OPINAR SOBRE EL TEMA EN NUESTROS COMENTARIOS

 

Deja un comentario