Iniciar sesión

  • · Síguenos
8 de junio de 2014

La caída y resurgir de un gigante: Yahoo!

Fernando Palacios Dueso
Cartel de entrada al edificio central de Yahoo en SunnyVale / Josh Rubin

Cartel de entrada al edificio central de Yahoo en SunnyVale / Josh Rubin

 

Todos los gigantes acaban cayendo; y cuanto más grandes son, más dura es la caída. Pero nos estamos adelantando. Yahoo! es una compañía famosa en casi todo el mundo; y, sin embargo, pocos conocen su historia. El primero de sus portales, que en principio no fue más que una compilación de otras páginas web, (con otro nombre distinto), formó parte de la primera ola de pioneros en un nuevo terreno desconocido: Internet. Fundado por dos estudiantes de postgrado de la Universidad de Stanford, aquél portal acabaría por convertirse en uno de los más importantes en la historia de Internet, (y, durante cierto tiempo, en el más grande), además de en una compañía valorada en miles de millones de dólares.

Jerry Yang y David Filo crearon aquella compilación “en el momento preciso”, según Javier Comin, colaborador del blog Maestros del web. Comin apunta que, un par de años antes, “simplemente no había muchas cosas en la Web como para tener que clasificarlas”; mientras que, un par de años después, “seguramente Microsoft hubiera querido intervenir”. Aquella mezcla de precisión y suerte les permitió a sus creadores seguir adelante con el proyecto sin demasiadas intromisiones. Tiempo después, un grupo de inversores les hizo una oferta de un millón de dólares que ellos rechazaron porque, en palabras de Yang, “nos puede ir mucho mejor algún día si logramos establecer un modelo adecuado de negocios”.

 

Auge y caída en pocos años

Y vaya si les fue mejor. A finales de 1994, el tráfico de Yahoo! superaba con creces el del resto de páginas web, alcanzando cotas de más de 100.000 visitantes por día – en aquella época-. Sin embargo, esta cifra queda ridiculizada cuando se compara con el millón de visitantes diarios de 1995; y, a su vez, esta última parece una nimiedad si la comparamos con los impresionantes 167 millones de finales de 1998, -cifras de maestrosdelweb.com-. Esta inmensidad de visitas reportaba, mientras tanto, cantidades millonarias y un crecimiento exponencial para la compañía. Yahoo! estaba en la cresta de la ola, era una página de culto, y sus fundadores comenzaron a ampliar el negocio y a formarse un nombre dentro de Silicon Valley. Las cosas les iban bien, y les iban a ir incluso mejor en los años venideros; pero su mayor amenaza acababa de nacer, sin que ellos lo supieran, en un garaje de Menlo Park. No muy lejos de donde ellos mismos empezaron.

 

Las 100.000 visitas de 1994 convertían en líder a Yahoo!, pero es una cifra ridícula comparada con el millón de visitas en 1995 y los 167 millones de 1998

 

Larry Page y Sergey Brin habían creado Google, el buscador que acabaría destronando al resto de la Web. Cuando los fundadores de Yahoo! se percataron de su indomable potencia, hicieron un acuerdo para usar su motor de búsqueda en su propio portal; y, tiempo después, intentaron comprarlo por tres mil millones de dólares. Page y Brin, sin embargo, rechazaron la oferta, del mismo modo que Yang y Filo lo habían hecho hace años. Los creadores de Google tenían otros planes en mente. El acuerdo acabó rompiéndose en 2004, (punto de inflexión para ambas empresas), cuando Yahoo! decidió usar su propio motor de búsqueda. Fue entonces, en aquel preciso momento, cuando la empresa de Yang y Filo comenzó a desinflarse.

Mientras Google se catapultaba hacia las alturas en gráficas casi verticales, Yahoo! veía como su modelo se resquebrajaba y hacía aguas por todos lados. Los años siguientes no hicieron más que continuar ensanchando la brecha entre ambos: Google llevó a cabo una brillante política de compras, lanzamientos y absorciones de la talla de YouTube y Google Maps; Yahoo!, al mismo tiempo, dilapidó sus millones en inversiones fallidas y ventas casi humillantes. En el 2009, tras la compra del motor de búsqueda Bing, de Microsoft, la cuota de mercado de Yahoo! era poco más de un 10%, (un 7% menos que hacía seis años), mientras que la de Google era de un 65%, (un 25% más). El gigante había caído, y su cadáver seguiría arrastrándose, moribundo, unos años más.

 

Una ex directora de Google, principal rival de la compañía, puede ser la salvadora para Yahoo!

 

Pero, a veces, los gigantes también son capaces de levantarse. En el peor momento de Yahoo!, muy cerca de lo que parecía una muerte segura, apareció Marissa Mayer. Antigua directora de los equipos de interfaz de usuario y servidor web en Google, más que conocida por sus entrevistas y sus papeles como portavoz de la compañía; Mayer parecía ser la última persona en preocuparse por el futuro de la antigua empresa rival. Sin embargo, la graduada con honores en Sistemas de símbolos fue nombrada Presidenta y Directora Ejecutiva de Yahoo! en julio del 2012. Y no dudó en coger al toro por los cuernos en cuanto alcanzó el puesto.

 

Momento en que la cadena norteamericana CNBC anunciaba el nombramiento de Mayer como CEO de Yahoo / Fuat Kirkaali en Twitter

Momento en que la cadena norteamericana CNBC anunciaba el nombramiento de Mayer como CEO de Yahoo / Fuat Kirkaali en Twitter

 

Mayer no tiene pocos obstáculos por delante. Uno de los más acusados es su falta de inversión en hardware, asunto que sus competidores ya tenían cubierto. La presidenta no titubea al afirmar que eso los hace “más flexibles”, mientras que el resto de compañías se ven obligadas a someterse a actualizaciones y reparaciones. El objetivo principal de Mayer para la compañía, su nuevo rumbo, son los smartphones. La presidenta argumenta, según El País: “no es ningún secreto que el móvil es el presente, y sigue creciendo. No solo es una cuestión de proliferación, también de tiempo dedicado a él”. A su nueva visión de negocio le ha acompañado una nueva política de inversiones y adquisiciones mucho más concienzuda, dentro de la que se hallan prometedores nombres como Aviate, Summly o Tumblr. Según sus cifras que recoge el mismo medio de comunicación, en 2017 habrá 3.800 millones de móviles conectados a Internet, 2.000 millones más de los que hay actualmente.

Hay muchas dudas acerca del futuro de la compañía, y las perspectivas no son precisamente halagüeñas. Google sigue siendo el nuevo gigante, sigue sin querer ceder terreno, y hoy en día puede que sea uno de los más grandes que han existido en la historia. Sin embargo, Yahoo! no ha muerto, a pesar de lo que parecían prometer las profecías. La empresa que nació como una simple compilación ha vuelto a la carga haciendo lo que mejor sabe: reunir espacios. Espacios valiosos. Pero, esta vez, sus nombres no acaban todos en .com.

Deja un comentario