Iniciar sesión

  • · Síguenos
27 de noviembre de 2015

IUSAPP: “Hoy en día el derecho puede hacerte el traje que tú quieras”

Aida Deturck

 

Monumento a la justicia en Londres / Foto: Vicente Villamón

Monumento a la justicia en Londres / Foto: Vicente Villamón

 

La Asociación de Investigación de Derecho Penal y Civil (Iusapp) nace en 2013 de la mano de estudiantes de derecho de la Universidad Pompeu Fabra, Barcelona. El objetivo que persiguen estos jóvenes es la investigación dinámica de las ramas del derecho civil y penal a través de la organización de conferencias, entrevistas y redacción de artículos, entre otras actividades.

Hemos hablado con varios de sus miembros: el presidente Alejandro Turienzo Fernández, el vicepresidente Tomàs Gabriel Garcia y Micó y uno de sus colaboradores Manel Atserias Luque. Asimismo contamos con la presencia del abogado y socio de honor de Iusapp, José Luís del Moral.


¿Cuál es para vosotros el mayor problema en el ejercicio del derecho?

Alejandro: La multiciplidad de ramas del derecho provoca habitualmente contradicciones entre las leyes y artículos que la forman y a los que se remiten. Esta falta de coherencia es una de las razones por las que se colapsan los juzgados.

Manel: Lo que se está perdiendo a mí parecer es el espíritu crítico del jurista. La facultad no  debería ser una mera fábrica de abogados, o aplicadores del derecho, sino que también nos deberían enseñar a razonar. Normalmente el papel del estudiante es pasivo y aunque el sistema Boloña pretende fomentar la investigación del alumno, a la práctica no funciona. Nos falta saber el porqué, la esencia de la regulación, sin olvidar que el derecho es un producto histórico y debe acompañar a la sociedad. Salimos de la universidad sin saber diferenciar elementos fundamentales. ¡Incluso los profesionales hacen un uso indistinto de las palabras!


¿Con esto qué quiere decir?

José Luís: En derecho se enseñan demasiados datos. Se parte de la idea de que es buen jurista el que es erudito, pero esta misma palabra está mal empleada. Erudito significa  dejar de ser rudo. En realidad es todo lo contrario a un cumplido. El 80-90%  de los datos que se enseñan son inconexos porque les falta el componente principal, el criterio.

 

El alumno sale a la jungla y ya no es un problema de nota sino de convertirse en un peligro público.


Pero ¿qué es el criterio?

José Luís: Criterio etimológicamente significa separar. A través de él uno debe coger toda esa ingente cantidad de datos, eliminar y separar para encontrar una estructura.  El profesor debe enseñar exclusivamente a fijar un criterio para entender las cuestiones que afectan a la base esencial de la institución, el resto se puede estudiar por cuenta propia.  Menos datos y más criterio.

No termino de entender como un profesor puede aprobar a un alumno que diga todas las tesis que se plantean entorno a una institución, las opiniones que cada uno de los autores tienen, sin preguntar antes de poner la nota: ¿Tú qué opinas?


¿Por qué?

José Luís: Yo quiero saber cómo está uno de preparado, si tiene criterio o no, porque somos el último tamiz. A partir de ahí el alumno sale a la jungla y ya no es un problema de nota sino de convertirse en un peligro público.

 

1468707_229371060556724_347770619_n

Tres de los miembros de IUSAPP con los que conversó Tribuna Interpretativa.

 


Cambiando de tercio.  Uno tiende a pensar que las figuras públicas tienen un trato de favor por parte de jueces y fiscales. ¿Es eso cierto?

Tomás: No podemos afirmar que sea intencionado pero sí que estas personas se pueden permitir que les defienda un gran despacho. Los casos con grandes documentaciones llenan salas con cantidad de papeles, como el caso de El Palau. Es normal que al tener que preparar toda esa documentación los juicios se prolonguen tanto.  Lo que desde mi criterio deja ver que hay un trato de favor porque los juicios se van dilatando y no acaban nunca, véase el caso Noós.

Alejandro: El problema de la justicia es que está jerarquizada en clases. Lo vemos sobre todo ahora en los recursos porque tienes que pagar unas cantidades indecentes para poder acceder a ellos. Solo aquellos que disponen de recursos económicos suficientes como para poder sufragar estas cantidades tienen la posibilidad de que un tribunal superior revise su caso. Asimismo una persona que tenga capacidad económica para poder sufragar los gastos de un abogado de grandes despachos, seguramente podrá obtener una reducción de la pena o absolución más favorable que otra persona que no se lo haya podido permitir. La justicia debería ser igual para todos pero a la práctica no es así.


Y… ¿Qué pasa con la infanta?

Alejandro: Resulta curioso que incluso el fiscal teniendo unos indicios tan demoledores dijera que no se ha de imputar a la infanta. No es que la justicia sea mejor para ellos sino que ya está montado para ellos. Y cuando ves reformas que están adaptadas a un determinado sector como es la ley hipotecaria, sobre todo dentro del sector económico,  se hace evidente.

 

La justicia debería ser igual para todos pero a la práctica no es así.


¿Necesita el juez Castro 227 folios para justificar la imputación de la infanta Cristina?

Alejandro: No debería. A veces algo tan sencillo se extiende una barbaridad. El juez Javier Gómez Bermúdez nos dije que “los jueces, lo que pueden poner en un párrafo lo ponen en cinco o seis páginas”. Se busca la justificación más extensa posible para poder imputarla porque incluso el propio fiscal pide su desimputación.

Tomás: No es solo extraño porque se pida la desimputación sino que la demandó antes incluso de que el juez se planteara la cuestión.

Alejandro: Normalmente es al revés, es el fiscal el que acusa a la mínima. En este caso ves que hay intereses económicos y políticos.


Entiendo…

José Luís: Como abogado os puedo decir que para mí el sistema actual ha llegado a tal nivel de valoración de la figura del abogado que casi resulta vergonzoso. No debería suceder que el ser un buen orador dé como resultado que una persona inocente sea declarada culpable o viceversa. Esto se ha convertido en un autentico show y los primeros que contribuyen a mantenerlo son la propia judicatura. No se puede hacer mayor payasada ni más bajo espectáculo que la de estos últimos días con el enfrentamiento del juez Elpidio José Silva. ¿A qué altura deja eso la judicatura en España? Una auténtica vergüenza.


Queda claro pues que el dinero es fundamental

Alejandro: En el ámbito del Derecho Penal, por ejemplo, tener dinero para pagar un perito puede marcar la diferencia. Un informe pericial puede ser clave, pero es caro. Por lo tanto, la capacidad económica del acusado puede ayudar a obtener con mayor probabilidad una absolución  o una pena más reducida que aquella que le correspondería.

Tomás: En civil y mercantil pasa lo mismo, e incluso en derecho privado, es más los informes periciales son exorbitantemente más caros porque ya entran en cuestiones de valoración como por ejemplo, si tengo  una mercancía defectuosa: ¿dónde se puso en mal estado? En función de esa determinación el litigio puede cambiar y mucho.

Alejandro: También pasa en procedimientos médicos para demostrar una mala praxis. Si no dispones de un informe pericial tienes las de perder. Puedes pasar de obtener una indemnización de un millón de euros a otra de 200.000 o directamente a no obtenerla.

 

El derecho al final se ha convertido en el arte de justificar lo injustificable.


Hay otras cosas que también marcan la diferencia ¿Qué sucede con el Rey?

Alejandro: Es cierto que no podría ser juzgado en virtud del artículo 56.3 de la Constitución Española que anuncia que la figura del rey es inviolable, pero existen procedimientos internacionales.

Tomás: La inviolabilidad podría romperse en caso de flagrante delito. Captándolo en el momento…

Alejandro: Aunque teóricamente insultarlo a él o a un miembro de la Familia Real puede acarrearte unos meses de cárcel habitualmente esto no ocurre, como en el  caso de Amadeo Martínez. El trato hacia la familia real se ha flexibilizado, la permisividad para criticar es mucho más laxa que hace treinta años ya que esta se ha degradado y a los hechos me remito.  La figura del rey es ahora mayor objeto de crítica y es muy puntual la aplicación de delitos por injurias al rey o a la Familia Real.


En España hay 10.000 aforados. Solo 2000 son políticos

Alejandro:  Para el caso de los políticos, lo que se pretende, en parte, es asegurar su libertad de pensamiento y opinión en el ejercicio en el cargo. Pero en sí, la justificación de tener o no la condición de aforado la encontramos en el cargo público que dicha persona desempeña. Sin embargo, al ser juzgado por un tribunal superior al predeterminado por ley, el aforado tendrá menos posibilidad de recurso. Se ha de ver, también, la otra cara de la moneda.

Manel: Despropósitos en  nuestro ordenamiento jurídico hay varios.


¿Qué hay de los indultos?  

Tomás: Aquí tiramos la ruleta a ver a quién indultamos hoy. En Estados Unidos es muy diferente, es mucho más elaborado. Es más el presidente realiza un indulto presidencial.

Alejandro: Aquí se indulta, como hemos visto recientemente, casos como las torturas de policías hacia presos y en cambio otras situaciones más sociales como por ejemplo, una madre que roba comida para dar de comer a sus hijos no. El indulto es discrecional.

Manel: El indulto, tal como está configurado en nuestro ordenamiento jurídico, constituye un grave atentado al principio de separación de poderes y desnaturaliza por completo el Estado de Derecho. Debería ser la Sala Especial del Tribunal Supremo quien conociera de estos asuntos, sin ningún tipo de injerencia por parte del poder ejecutivo.

Alejandro. Igual que hay poco pan para tanto chorizo hay poco juez para tanto caso y por tanto es inevitable que haya un colapso. Y eso después se refleja en la mala calidad de la argumentación judicial. Lo único que hacen es copiar y pegar otros pronunciamientos anteriores. No hay argumentación propia de los jueces como en Estados Unidos e incluso se roza la dilación indebida.

José Luís: El derecho al final se ha convertido en el arte de justificar lo injustificable.


¿Tanto cuesta cambiar la Constitución?

Alejandro: La Constitución Española es muy rígida. Pero existe otro factor más crucial que es el interés. Todo está politizado, siempre hay un interés detrás. Si nos remitimos a la propia Constitución encontraremos que los temas de la Corona son muy rígidos mientras que otros  son más flexibles. Es decir, para reformar los artículos referentes a la Corona se ha de acudir al procedimiento agravado (artículo 168 CE), mientras que para reformar otros artículos se ha de acudir al procedimiento ordinario de reforma (artículo 167 CE).   No es que sea difícil sino que depende de la voluntad de los diputados de querer cambiarla o no. Si quisieran ya lo habrían hecho.

¿Es posible producir todos los cambios constitucionales si hubiera voluntad política para una Catalunya independiente?

José Luís: Hoy en día el derecho puede hacerte el traje que tú quieras.

Deja un comentario