Iniciar sesión

  • · Síguenos
2 de junio de 2016

Risto Mejide: “La calidad de los contenidos siempre será garantía de largo plazo”

Adrián Caballero
Foto: Sandra Vericat

Foto: Sandra Vericat

 

En colaboración con Wikidiari.info

Entrevista al publicista Risto Mejide (Barcelona, 1974). Se considera buen comunicador y lo demuestra en su programa Viajando con Chester (domingos noche, en Cuatro), donde entrevista -el prefiere llamarlas “conversaciones”- a políticos, periodistas, deportistas y otras figuras públicas. Lo hace con un tono poco objetivo y es por eso que niega rotundamente que lo que él hace sea periodismo. De todas formas, vale la pena conocer su visión de la profesión.

 

¿Consideras las entrevistas de Viajando con Chester entrevistas periodísticas?

No. Una de las máximas del periodismo es ser objetivo. De hecho, me molesta mucho cuando me hacen una entrevista con opinión. Si quieres poner tu opinión, haz una columna. Para mí no son entrevistas, son conversaciones.

 

Pero, al final, lo que acabas haciendo son entrevistas con personajes relevantes y tratando los temas de mayor interés. Eso es, en definitiva, lo que le gustaría hacer a cualquier periodista.

Sí, pero los periodistas no tenéis la propiedad del interés. Esto es algo que no sé si os lo cuentan pero os lo deberían haber explicado. Todo lo que es interesante no debe ser patrimonio del periodismo.

 

Del éxito del programa, ¿qué porcentaje le atribuyes a tu currículum mediático y cuál a la calidad de las conversaciones?

Si la gente tuviera que mirar un programa por el currículum mediático, Xavier Sardà, Pepe Navarro o Jesús Hermida continuarían haciendo televisión.

 

Si nos centramos, pues, en la buena calidad de las conversaciones, ¿Crees que la sociedad quiere consumir información de calidad y contenido como el de Viajando con Chester?

Si te refieres a si la gente tiene interés en este de contenidos, está claro que sí. De otro modo, el programa no hubiera funcionado.

 

Debemos dejar de mirar al pasado y debemos construir a partir de lo que tenemos hoy, sobre todo en comunicación

 

¿Los periodistas podemos extraer algo de estas conversaciones?

Yo creo que cualquier persona puede extraer cosas de una conversación interesante. También los periodistas. Sois personas también.

 

Hace un año publicaste una columna en El Periódico titulada ‘Largaos’ y que finalizaba así: “seguid creyendo que no pasará nada. Porque así quedará menos para que pase”. ¿Crees que en algún punto de esta frase se encuentra el papel del periodismo?

Yo no tengo nada en contra del periodismo y parece que quieres que me meta con él. Yo no hablo para los periodistas, yo hablo para la gente. Por suerte o por desgracia, los periodistas tienen un rol en esta sociedad. Pero es uno de los roles que hay. Y cada uno tiene que hacer el rol que le toca. Yo, como comunicador, porque así me considero, intento transmitir mis ideas, sea por medio de un artículo de opinión como has mencionado o por medio de un programa de televisión . A partir de aquí, si el que lo recibe hace una autocrítica de su trabajo, sea periodista o sea médico, me parece muy bien. La autocrítica es muy buena. Pero no soy quién para ir dando lecciones. No soy Kapuściński, ya me gustaría. Entonces sí que iría dando lecciones a la gente. Pero no es mi misión en la vida. Mi misión es comunicar. Creo que tengo facilidad para comunicar, escribir y expresar las cosas de una manera que se ve que interesan. Y eso es lo que hago.

 

Foto: Sandra Vericat

Foto: Sandra Vericat

 

En tu libro ‘No buscas Trabajo’ [Gestión, 2013] hablas de la ‘ teoría del cuarto oscuro’ : ” dar, dar y dar con la esperanza de recibir algún día “, refiriéndote tiene a mostrar la valía antes de pedir dinero. ¿Esto es aplicable a cualquier profesión?

Sin duda. El intercambio debe comenzar de una manera generosa. De esta manera habrá más crecimiento que si comienzas de una manera mezquina o egoísta. Yo creo en los intercambios en que ganan todas las partes. Yo hablo mucho de las marcas y creo que deben dar cosas gratuitas y contenidos de calidad antes de pedir el dinero de la gente. En esta línea podemos encontrar las marcas más valoradas en el mundo. Por ejemplo, Google ha dado un servicio gratuito que, si le tuviéramos que poner precio, no podríamos.

 

¿Crees que con esta filosofía Google se podría hacer un medio de comunicación?

Un ejemplo de lo que preguntas es el The New York Times, que en 2007 revolucionó la industria y yo creo que lo sigue haciendo. Es, además, un referente para vosotros, los periodistas, y para todos los que nos dedicamos a los medios de comunicación. La calidad de los contenidos siempre será garantía de largo plazo. Buscar sólo audiencia o clicks, sin que te importe la calidad de lo que das, es “pan para hoy y hambre para mañana”.

 

Pero poca gente paga por el contenido en Internet

Machado decía que ” no hay mayor necio que el que confunde valor y precio”.

 

¿Pero no crees que esto pueda ser un desincentivo para quien produce contenido de calidad?

No necesariamente. Mira el New York Times. ¿Cómo lo hace?

 

Quizás estamos hablando de un medio con rentas acumuladas de tantos años de éxito en la prensa escrita.

No es cuestión del pasado. Pregúntale al Newsweek, que dejó de imprimir. No tiene ningún sentido pensar en el pasado como garantía de futuro. Google en 2001 no era nadie. Mira ahora. Nunca en la historia había sido tan rápida la evolución de los medios de comunicación. Vivimos un momento histórico. Debemos dejar de mirar al pasado y debemos construir a partir de lo que tenemos hoy, sobre todo en comunicación.

 

A la gente le da igual que trabajes para El Mundo o El País. Lo importante para ellos es que escribes tú. Esto es un cambio revolucionario

 

Hablamos de nuevas tecnologías porque hace un año, comentaste a una conferencia que todavía había mucho por hacer para encontrar los beneficios en redes sociales como Twitter. ¿Cómo podemos extraer beneficios de estas redes, más allá de publicar contenido y hacernos difusión?

Puedo decirte que, en mi caso, he construido una marca y esta marca me reporta muchas cosas positivas. Dentro y fuera de la red. Es obvio que hay mucha gente que sale en la tele y tiene muchos seguidores. Pero yo he construido en Twitter otra marca. Si quieres, podemos llamarlo proveedor de contenidos. Es decir, el que me sigue en Twitter, recibe una serie de contenidos que no están en ningún otro lugar. Para mí, esto es una extensión de mi marca, que me ha reportado hacer conferencias, posibilidad de hacer más libros, más artículos, promocionar marcas y acciones sociales que me interesan, etc. Me ha reportado, en definitiva, 1,7 millones de seguidores y el poder poner luz sobre cosas interesantes. Si todo esto lo tuviéramos de cuantificar, seguramente valdría mucho dinero. Vale mucho dinero poder llegar a tanta gente y, en teoría, poder influir foto. Yo trabajo con las marcas y puedo decir que esto es un activo de marca. El hecho de querer ponerle precio a cada seguidor sería de necios, estaría confundiendo valor y precio, como decía Machado .

 

Foto: Sandra Vericat

Foto: Sandra Vericat

 

Si lo miramos desde el punto de vista periodístico, ¿el futuro de periodistas y medios es crearse marcas propias y originales?

Yo creo que es el presente. Con la revolución de las redes sociales lo que está pasando es que todo el mundo es gestor de su propia marca. Si tienes nombre y apellido, tienes una marca personal. Desde ese momento, la gente puede seguirte, estés donde estés. Si eres un columnista, a la gente le da igual que trabajes para El Mundo o El País. Lo importante para ellos es que escribes tú. Esto es un cambio revolucionario. Hasta hace nada, las marcas eran gestionadas por un equipo de marketing. Ahora están gestionadas por personas. Hay presidentes de grandes compañías que tienen perfil en redes sociales y lo utilizan. Estos presidentes están dando la cara. Yo creo que este es un cambio que ha llegado para quedarse.

 

¿Cómo valoras que algunas grandes marcas estén creando diarios digitales propios?

Creo que las marcas son proveedoras de contenidos. Uno de los contenidos que puedes dar es un producto que se compre en las tiendas. Pero es sólo una de las formas de dar contenidos. Hay otros. Por ejemplo, Nike principio de los 2000 crearon Nike +, una red social de gente que hace deporte. Lo que hace es generar una cantidad de contenidos más allá de las zapatillas o la ropa deportiva. Creo que por ahí va el presente y futuro de las marcas de consumo masivo, creando canales de comunicación y de contenidos.

 

¿Entonces estas marcas son buenas creando contenidos si están relacionados con lo que hacen?

Son buenas creando contenido si es de interés. La principal diferencia entre las marcas del siglo XX y del XXI es que en el siglo pasado las marcas debían vender productos y actualmente lo que tienen que hacer es construir audiencias. Si no tienes una audiencia construida, no tienes una marca. Una audiencia es gente que esté pendiente de lo que tú digas. Y si no tienes eso, no tienes marca.

 

¿Cómo ves el futuro de los periódicos en papel respecto los digitales?

No creo que sea esta la diferencia. No se trata de si están en papel o no. La diferencia es si tienen una marca o no la tienen. Como he dicho, se trata de crear una audiencia, y hay medios en papel que la han construido y otros que la están perdiendo. La gran diferencia del siglo XX al XXI también vale para los medios. Si los tradicionales se dejan coger terreno por una marca digital, son los otros los que están ganando. La verdad es que no soy apocalíptico en este tema. Creo que los formatos están para convivir. Todo el mundo pensaba que el vídeo acabaría con el cine, que la televisión acabaría con la radio… Al final conviven. Con menos beneficios pero conviven.

 

¿Consideras, pues, que dentro de unos años seguiremos comprando diarios en el quiosco?

Sí. De hecho, han salido diarios nuevos. Son maneras de consumir información en papel diferentes. Y continuarán saliendo.

Logo_finalarticulo

Una Respuesta

  1. […] entrevistamos a Risto Mejide, hablando de marketing y periodismo, nos comentó que los medios de comunicación necesitan crearse […]

Deja un comentario