Iniciar sesión

  • · Síguenos
26 de agosto de 2015

La nueva extrema derecha, demagogia en estado puro

Carles Batista - Revista Mirall
Artículo de opinión publicado originalmente en un artículo de RevistaMirall.cat, medio asociado a Tribuna Interpretativa. Traducción de Adrián Caballero.

 

Si tuviéramos que resumir en una palabra la entrevista de poco más de veinte minutos, que le hizo la periodista Ana Pastor a Marine Le Pen, líder del Frente Nacional Francés, la palabra correcta sería demagogia, demagogia, demagogia y más demagogia. Pero, ¿es verdad que la extrema derecha representa un peligro real? ¿Es cierto que el discurso de estos nuevos partidos está arraigando con fuerza dentro de la sociedad? ¿Sólo en nuestra casa o en todo el continente?

Grecia, Holanda, Suecia, Francia, Inglaterra, Suiza, Italia, o Finlandia son algunos de los países donde estos partidos xenófobos, racistas y con una postura clara en contra de la Unión Europea se han aprovechado de la crisis y han dado el paso, en muy poco tiempo, de organizaciones clandestinas a partidos políticos. Quién no conoce el nombre de Josep Anglada, líder de ‘Plataforma por Cataluña’, una formación política que, en diez años, ha conseguido 67 concejalías y más de 85.000 votos en toda Cataluña. Quien no ha oído a Anglada en alguna entrevista o programa de televisión pregonando su discurso en contra del Islam, Convergència o Europa.

La entrevista de Marine Le Pen fue un mitin de cara a las elecciones europeas donde quedó claro que la extrema derecha ha adaptado su discurso hacia una sociedad en crisis, muy harta de la corrupción política y en contra de la globalización, la inmigración o la multiculturalidad como pilares de su programa político. ¿Dónde está el origen de este nuevo discurso que parece captar tantos votantes en toda Europa? ¿Dónde está el origen de estos partidos, como dijo ella, “euro-realistas”? Si lo analizamos, es una mezcla de manipulación informativa y oportunismo.

 

El fascismo va al alza y no nos lo podemos permitir

 

Durante la década de los 80 y los 90, con la victoria del capitalismo y sobre todo con el surgimiento de la clase media, estos partidos dieron un giro de 360 ​​grados. Se tenían que captar votos de todas las clases sociales y se centraron en buscar un problema común para todos. Luchar contra el comunismo ya no tenía sentido y ese “enemigo del pueblo”, tan reivindicado siempre por el fascismo, de repente era la inmigración ilegal, que estaba invadiendo el continente y amenazaba la identidad nacional y el estado del bienestar. Muchos historiadores han utilizado la expresión “del nacionalsocialismo al nacional-populismo” para definir este punto de inflexión. Se trata de un discurso maquillado y enmascarado hasta el extremo, que huye ante las cámaras de todo símbolo o referencia al fascismo clásico o nostálgico, pero que tiene muy claro su origen histórico y los objetivos a largo plazo. Utilizan la miseria y la desesperación de la gente y sacan rédito electoral. Se aprovechan del poder mediático que les proporciona criminalizar la inmigración ilegal. No se puede negar que la mala praxis demostrada por nuestros políticos y este autoritarismo económico impuesto por la “troika”, que se traduce en fuertes desigualdades sociales, se lo pone todavía más facil. Y encima la gente les vota. Las únicas herramientas que tenemos para luchar contra esto son la información y la cultura.

Dentro del panorama nacional, el partido fascista, racista y con un grado de fanatismo muy elevado, “España 2000″, del abogado José Luis Roberto, se dedica a regalar paquetes de comida a familias en paro o en organizar “paellas populares “para muchos barrios de Valencia, siempre que las personas beneficiadas sean blancas, españolas y voten a su partido. Populismo, racismo y mucha hipocresía porque este señor presidió durante once años, de 2000 a 2011, la asociación de prostíbulos españoles. No deja de ser irónico que un político que quiere echar a todos los inmigrantes del país, presida una asociación que se aprovecha económicamente de un colectivo inmigrante.

En Grecia, “Alba dorada” con Nikolaos Michaloliakos al frente, logró 21 escaños en las últimas elecciones nacionales, un 7% de los votos. En el norte de Europa, el partido “Demócratas de Suecia” ha conseguido 20 escaños y un 5% de los votos. Además, ha aumentado su número de afiliados en un 25% durante los últimos dos años, 4.500 más. Su líder, Jimmie Akkesson, de sólo 34 años, se le considera el nuevo líder de la extrema derecha europea. Incluso, gozan del apoyo ideológico de un periódico, el SD-Kurir. Timo Soini, de “Verdaderos Finlandeses” obtuvo un 9,5% de los votos en 2012 y se convirtió en la tercera fuerza política de Finlandia. Hace dos años, el Frente Nacional Francés obtuvo un 18% de los votos pasando a ser la tercera fuerza política de Francia. El fascismo va al alza y no nos lo podemos permitir.

El pasado verano tuve la oportunidad de entrevistar a Josep Anglada (Vic, 1959) que era líder de Plataforma x Catalunya, una formació de extrema derecha con un discurso focalizado en la inmigración. En el libro Toda la verdad sobre Plataforma por Cataluña de los periodistas Miquel Erra y Joan Serrano, Anglada es considerado como “el último franquista de Cataluña”. Un político muy oportunista, que maneja muy bien las cámaras pero sin mucha capacidad para ir más allá. Se ha dedicado a la política de puerta en puerta así como hacer de policía por las calles de Vic. En esta entrevista suelta unas cuantas perlas. Su carácter autoritario le ha llevado a fuertes disputas con la dirección del partido y hoy en día no se sabe si continuará dirigiéndolo.

 

Hablemos primero de los orígenes, ¿de dónde sale PxC y porque? ¿En qué momento usted decide dar un paso adelante y formar un partido?

Yo soy un enamorado de Vic. Mi sangre es vigatana y creo que eso nadie lo pone en duda. Soy catalán y no soy independentista. La política es como el fútbol, ​​tienes que llevar dentro. El político no se hace, el político nace. Yo soy un hombre de la calle a diferencia de los políticos que tenemos hoy en día. Para empezar debo decir que los orígenes de plataforma para Cataluña vienen de plataforma vigatana, 2001. Cuando veo que los índices de inmigración de mi ciudad superan el 10% decido dar un paso y poner en marcha el partido. Ahora bien, nosotros no estamos contra la inmigración pero queremos una inmigración controlada y, realmente, la que quepa.

 

He escuchado muchas veces que usted se dedica a hacer política de proximidad, ¿en qué consiste? ¿La gente lo llama cuando tiene problemas con inmigrantes?

Sí, es la que me gusta más, el otro día, por ejemplo me llamóuna persona de aquí la ciudad que había sufrido un accidente de tráfico, no sólo me llaman por problemas con la inmigración, soy un hombre cercano a la gente y eso podríamos decir que es una tendencia generalizada. Mucha gente se dirige a Anglada por todo, utilizan el nombre de Anglada porque saben que si me nombran se solucionan los problemas. A mí esto, evidentemente no me molesta. Soy un hombre que se preocupa de los problemas de la gente.

 

¿Usted se aprovecha de ello? ¿ha conseguido muchos votos gracias al populismo de la calle?

Yo lo hago porque me gusta. Soy muy abierto, por ejemplo: en campaña electoral entro en los mercados, hablo con la gente, con un carácter alegre, no forzado. Esto Montilla no lo haría. Mas no llegaría en un supermercado saludando a todo el mundo como yo, es mi estilo. Anglada al 100%. Es algo que se lleva en el ADN de la persona.

 

“El Islam es un problema para nuestra democracia”

 

¿Qué problemas tiene la sociedad catalana y española? ¿ La inmigración es la causa principal de todos los males del país?

Evidentemente que no, si el único problema fuera la inmigración nos podríamos dar por satisfechos. Los problemas del país, ahora mismo, aparte de la inmigración, son la corrupción política, la crisis y el paro. Somos un país con seis millones de parados. Si hacemos la proporción, en Cataluña tenemos un millón de parados y un millón de inmigrantes. Si contamos que hay dos cientos mil ilegales, por lo que la Generalitat está repartiendo las famosas tarjetas sanitarias a los que no tienen papeles… debemos ver que son 1.200.000 personas. Es excesivo, no está bien. En Cataluña tenemos un 15% por ciento de inmigración, esto es muy preocupante.

 

¿Cuando se supera un índice de inmigración del 20% se puede usar la palabra invasión?

Sí, pero no sólo soy yo. Lo estan diciendo muchos políticos europeos. Debemos entender que una ciudad como Salt con un 47% de inmigración sufre una auténtica invasión. Una ciudad como Vic con un 27%, Manlleu con un 37%, son invasiones sin duda. Esto es una consecuencia directa de las políticas que han llevado a cabo durante los últimos años, tanto el PP como el PSOE.

 

Cuando habla de inmigración, yo entiendo toda la inmigración. ¿O se debe excluir la europea? Por ejemplo: en Mallorca, en verano, encontramos un 40% de inmigración proveniente de Alemania. ¿esto es una invasión también?

Si también. Por ejemplo, si en mi escalera hubieran ocho vecinos de diez que somos que fueran alemanes, me sentiría igual, yo prefiero siempre gente de aquí, gente de casa.

 

Pero no me puede negar que su política la centrado siempre en contra del Islam. La he oído hablar del velo islámico, de terroristas, de mezquitas pero nunca de alemanes. Sus spots políticos son clarísimos, o no?

Aquí somos la segunda fuerza política más votada, estamos a años luz de los demás partidos de la oposición. Tenemos 3.000 votos, 5 concejales y un 20% de los ciudadanos que nos apoyan. La gran mayoría de la inmigración de Vic proviene de Marruecos y por lo tanto esta es la postura que yo defiendo.

 

¿Usted asegura que si estos magrebíes fueran alemanes también tendría el mismo problema?

Sí, exactamente el mismo. Lo que pasa es que creo que estoy con mi derecho de elegir qué inmigración es más positiva para mi país y eso lo he dicho siempre: el Islam es un peligro para nuestra democracia: los temas culturales y religiosos no tienen nada que ver con nosotros. Además, en todas las guerras del mundo está el Islam detrás, ¡algo querrá decir! Si me dan a elegir, preferiría tener un 5% de inmigrantes europeos que no islamistas.

 

Antes me ha hablado del problema del paro. En un país donde se dice que los parados de más de 45 años ya no volverán a trabajar; con un paro juvenil que sobrepasa el 50%, y con una clase política enquistada y podrida como tenemos, ¿qué haría PxC?

No creo que las personas de más de 45 años no vuelvan a trabajar. Estoy convencido y tengo que confiar en que poco a poco iremos saliendo de la crisis. Es una crisis muy profunda, yo no lo había vivido nunca y tengo 53 años. A los tiempos que hemos pasado estos últimos 20 años no volveremos pero espero que el país se vaya recuperando. Debe haber una regeneración de la casta política. Hay una cosa que está muy clara: la situación a la que nos han llevado los políticos no es culpa de los ciudadanos. Es de la clase política que ha permitido todo lo que está pasando en el país. Justo ahora nos damos cuenta de todo lo que hay detrás de esta familia que ha gobernado Cataluña durante tantos años. Cuando te enteras de todo lo que hay detrás, de toda la corrupción que han practicado y cómo se han enriquecido, lo siento mucho y me parece muy mal.

 

“Todo el tema de la consulta es mentira. Ni habrá consulta, ni independencia ni nada de nada”

 

¿Se refiere a la familia Pujol? 

Sí. Pero de todos modos los ciudadanos están muy decepcionados con todos los políticos, no hay ninguno que tenga las manos limpias. En este sentido, no es que vaya contra Convergència. PP, PSOE… todos están metidos y, obviamente, la justicia debe ser igual para todos. En estos momentos todos están bastante asustados y creo que ya no hay nadie intocable. El mismo Jordi Pujol lo dijo un día: “no empecemos a tirar de la cuerda, que acabaremos todos escaldados”. También lo podemos ver con la familia Real y en muchos otros casos. De todas formas todavía se hacen diferencias. No hace mucho, por ejemplo, con el caso “Pallerols”, donde parece ser que han recibido un indulto por parte del gobierno.  La gente ha perdido la confianza con los partidos políticos ya que éstos sólo hacen que tomar el tomar el pelo a la gente.

 

Hablando de lo que quiere la gente, ¿qué piensa de las aspiraciones nacionales de Cataluña, del soberanismo y del derecho a decidir? ¿está a favor?

Todo esto es mentira, no habrá consulta, ni independencia ni nada de nada. Con esto no quiero decir que no esté a favor del derecho a decidir, el pueblo está en su derecho de decidir sobre muchas cosas pero te aseguro que en este país no habrá consulta. Artur Mas lo único que está haciendo es gestar una derrota, CiU y el PP ya lo tienen todo pactado. Lo creo firmemente. De cara al futuro debemos procurar un mejor pacto fiscal para Cataluña. No puede ser que demos cien y nos devuelvan diez; pero ya lo he dicho con anterioridad:no soy independentista aunque prefiero profundamente Cataluña y Vic. Esto no quiere decir que yo sea peor catalán que un soberanista, cada uno tiene su manera de pensar, esto es política. Por encima de todo soy demócrata.

 

Y en cuanto al catalán, ¿qué opina de la Ley Wert? ¿Es legítimo obligar a toda una clase a hablar el castellano sólo porque un padre lo quiera?

No lo encuentro legítimo, esto lo he dicho siempre: nosotros hemos presentado mociones en los ayuntamientos y los consejos comarcales en contra de la Ley Wert pero francamente este es un tema que se ha sacado de contexto. No nos engañemos, la inmersión lingüística en este país ha funcionado. Los jóvenes saben hablar tanto el catalán como el castellano. No se quién es el que está interesado en hacernos creer que en Cataluña tenemos problemas con la lengua. Lo ideal es implantar el inglés y que nuestros niños fueran trilingües.

 

¿El castellano no está perseguido como afirman desde España y algunos sectores del Partido Popular?

Yo tengo 53 años y considero que en este país siempre nos hemos podido expresar libremente en catalán o en castellano y no ha habido ningún problema. La gente que hemos ido a la escuela hablamos los dos idiomas perfectamente. Todo esto es una tontería que utilizan para tapar otras cosas más importantes. Es un arma electoral del PP. No puedo estar de acuerdo con el señor Wert, lo tengo más claro que el agua, es una ley absurda. No se puede marginar ninguna lengua.

 

¿Y los inmigrantes, si aprenden el catalán se podrían considerarse integrados? ¿La lengua es un factor clave en la integración y la convivencia con los inmigrantes?

A veces la integración no es solamente saber el idioma. Para mí si una persona de fuera sabe hablar catalán pero es un delincuente o un traficante de drogas que sepa mi lengua no me merece ningún respeto. El simple hecho de saber el idioma no significa que esa persona esté integrada aquí. Una persona nacida aquí o que viva aquí debe saber nuestra lengua y es evidente que esto será un factor que le ayudará a integrarse en la sociedad.

 

¿Se da cuenta que relaciona automáticamente inmigración y delincuencia?

Es que es un hecho evidente, no descubrimos nada nuevo.

 

¿Que más necesita un recién llegado para estar integrado?

Miremos una ciudad como Vic. Yo soy una persona muy popular y voy a muchas fiestas, pero no veo ningún inmigrante que participe. Ellos se hacen sus fiestas y sus guettos. Esto ocurre en Vic y en toda Cataluña. Yo no quiero decir que una persona inmigrante no tenga su negocio pero en la carnicería o la peluquería que voy no verás ningún magrebí. La integración es difícil. Simplemente hay que pisar la calle, sea aquí o en Salt: date un paseo por la plaza mayor de Vic y difícilmente encontrarás magrebíes sentados en un bar con gente de casa. ¿Esto qué quiere decir? Que no hay integración. Yo cuando era joven, con la inmigración andaluza, amigos de la familia, y otros jóvenes españoles que llegaron a Vic teníamos fuertes discusiones en el bar por el fútbol. Era diferente, pero ¿ahora en qué bar españoles e inmigrantes discuten juntos sobre fútbol o política? En ninguno, no hay integración.

 

“La próxima invasión no será a través de las armas, será a través de los vientres de nuestras mujeres”

 

¿Esto no debería ser recíproco entre culturas? Me refiero a la voluntad de integrarse. ¿Es un problema suyo o de las dos partes?

Son los de fuera los que se han de integrar a nosotros, no nosotros con ellos. Ellos son los que han venido. Yo si me fuera a alguna ciudad europea, la que sea, y veo que todo el mundo tiene el hábito de llevar sombrero, ¡el Anglada acabaría llevando sombrero! Después deberían respetar si quisiera ir a misa pero lo más importante es integrarte en una sociedad que te ha acogido.

 

Es curioso, usted habla constantemente del respeto entre culturas y en cambio le he oído decir muchas veces que se deberían destruir las mezquitas o limitar la construcción. ¿No se contradice?

Nosotros no hemos estado nunca en contra de ninguna religión: hay iglesias budistas, “evangelísticas” o judías y no ha pasado nada. Pero en cambio, yo no se si en las mezquitas están adoctrinando a los futuros terroristas del día de mañana. El imán de Lleida o el de Terrassa fueron grabados haciendo los discursos sobre cómo se había de pegar a las mujeres. Un Imán de Barcelona estaba preparando un atentado en el metro de Barcelona. No lo digo yo, lo dicen los servicios de inteligencia de Washington. Cataluña es el lugar donde hay más salafistas. Los salafistas salen de las mezquitas. Si veo que una religión puede hacer daño y tengo que ir en contra, lo haré.

 

Islam es una palabra árabe que significa paz. ¿qué piensa usted de eso?

No puedo estar de acuerdo. Hay algo que es evidente: el Islam está detrás de todas las guerras del mundo, hay atentados terroristas cada semana y, por tanto, creo que nos encontramos ante una islamización del continente europeo . La próxima invasión no será a través de las armas, será a través de los vientres de nuestras mujeres y esto es un hecho evidente. Sólo hay que mirar los índices de natalidad de ellos y los nuestros.

Una Respuesta

  1. […] entre Tribuna Interpretativa y la Revista Mirall surgió la oportunidad de acceder a un artículo de Carles Batista en el que opinaba sobre la extrema derecha actual y su discurso. Es un artículo de opinión al que […]

Deja un comentario