Iniciar sesión

  • · Síguenos
8 de enero de 2016

Salón del Manga: 20 años y a las puertas

Aida Deturck

 

Magia e ilusión es lo que se respira cada año durante la celebración del Salón del Manga de Barcelona. Ganas de comprar, de pasarlo bien con los amigos, hacer cosplay (disfrazarse de personajes de cómic y series), probar la gastronomía oriental, ver exposiciones y un largo etcétera, son algunos de los ingredientes que el salón cosecha cada año para sus miles de visitantes que se desplazan para disfrutar de una afición que mueve montañas.

Un año más Ficomic consigue que el evento sea un éxito. El recinto aumentó casi el doble de metros cuadrados, pasando de 35.000 a 50.000, y consiguió reunir a 130.000 personas, lo que configura un nuevo récord. Además, del aumento de las actividades, el horario también se amplió de 9 a 21 horas para satisfacer la demanda de los fans del manga que cada vez reúne a más adeptos.

Son veinte años de cambios y mejoras que edición tras edición acogen a visitantes, ya no solo de Barcelona, sino de todo el país. Sin embargo, aunque Ficomic se esfuerza en dar lo mejor de sí, todas estas mejoras no han podido contentar a todo el mundo.

Akali

Cosplayers en el Salón de derecha a izquierda Anastasia y Akali

 

¿QUÉ SUCEDIÓ?

Gran cantidad de personas se quedaron a las puertas, sin poder asistir a este gran evento anual. Como novedad este año las entradas se pusieron a la venta en julio por Internet. Por un lado, el salón se hizo más cómodo y accesible a la par que se evitaron las kilométricas colas que se formulaban para comprar las entradas. Por otro lado, la entrada costaba 1,50€ más debido a los gastos de gestión, es decir pasó de 7€ a 8,50€, y no se permitió el descuento escolar –cabe destacar que aunque sí se conservaba el descuento del carnet joven, este año el descuento escolar solo fue válido para el jueves y el viernes–.

No todo el mundo pensó en que las entradas podían llegar a agotarse ya que, excepto colapsos puntuales como el del año pasado, nunca había ocurrido con anterioridad nada semejante. La sorpresa llegó cuando el miércoles de la misma semana y a un día de empezar el salón, Ficomic anunció que no se venderían más entradas para el sábado. El mismo sábado las entradas se agotaron para el domingo. ¿Críticas? Muchas y de todos los colores.

 

El mismo sábado las entradas se agotaron para el domingo. ¿Críticas? Muchas y de todos los colores.

 

Hay quién apunta que, como pasa en muchos otros eventos del mismo género, las entradas deberían sencillamente haberse comprado antes. Por el contrario, otros opinan que con tanta antelación no eran capaces de reservar entrada a causa de sus puestos de trabajo y sus obligaciones. Además, resaltan que se comunicó tarde qué días iban a estar sus autores favoritos para las sesiones de firmas. No solo eso, hay quiénes han apuntado que hubiera sido prudente no vender la totalidad de las entradas en Internet y haber reservado algunas para taquilla. Las quejas también se producen a causa de la reventa a altos precios de las entradas, de la venta de figuras falsas de algunas tiendas y de los famosos “colones” que se observan en todas las ediciones.

 

Reventa, falsificaciones y colones son otras de las quejas de los asistentes

 

Independientemente de las múltiples opiniones y sugerencias. Una vez dentro del salón el sábado, desconcertó el espacio libre ya que, aunque agradable, permitía visualmente hablando la posibilidad de acoger un aforo mayor. Lo mismo sucedió el jueves y viernes cuando, sin lugar a dudas, la afluencia fue mucho menor.

La organización del evento ya está trabajando para evitar que otro año suceda lo mismo, en palabras de Carles Santamaría, director del Salón del Manga, “el éxito de público muestra la vitalidad de un Salón que necesita más espacio porque este año se han agotado anticipadamente las entradas de sábado y domingo”. De cara al futuro se prevé la creación de un nuevo espacio para el cosplay, recordemos que este año las entradas para los cosplayeados eran limitadas, con talleres y espacios de encuentros.

No obstante, siempre quedarán las voces que les acusan de buscar el máximo beneficio y aquellos que agradecen una organización que consideran mucho mejor que la de la anterior edición.

~Si quieres ver más fotos del XX Salón del Manga puedes ir a nuestra galería en Facebook.

¿Habrá que cambiar la forma de entender el Salón del Manga? ¿Es un evento para comprar o para reunirse con los aficionados?

Deja un comentario