Iniciar sesión

  • · Síguenos
27 de septiembre de 2015

España nunca ha sabido qué es la televisión digital

Adrián Caballero
La TDT cierra 9 canales con posibilidad de extenderse a un total de 17

La TDT cierra 9 canales con posibilidad de extenderse a un total de 17

 

¿Por qué han cerrado 9 canales de la TDT? ¿Es la televisión digital en España un proyecto fracasado?

 

El pasado 6 de mayo, nueve canales de TDT cerraron sus emisiones. Los de mayor audiencia pertenecían a los grupos Atresmedia -Xplora, Nitro y laSexta3- y Mediaset -La Siete y La Nueve-. El cierre responde a una sentencia del Tribunal Supremo español que da la razón a una empresa de telecomunicaciones que protestó contra la decisión del Gobierno de dejar emitir estos canales a pesar de ser consecuencia de una concesión no permitida. Según una sentencia del Tribunal Supremo de 2010 -el cumplimiento de la cual es el que obliga ahora este mismo Tribunal-, “nueve canales fueron concedidos sin concurso a cuatro empresas” y de eso es de lo que se quejó la empresa denunciante , Infraestructuras y Gestión 2002.

A pesar de que el cierre de estos nueve canales ha sido una de las noticias más repetidas en los últimos días, la sentencia es casi anecdótica si repasamos la historia de la televisión digital en España, llena de contrasentidos y de mala planificación.

Cuando a principios de los años 90 Europa se peleaba entre el sistema PAL y el SECAM, la Comisión Europea decidió que, para cerrar el debate y modernizar el sistema televisivo europeo, había que pasarse a la televisión digital, como ya se estaba haciendo en los Estados Unidos. Operadoras y televisiones públicas lo recibieron con los brazos abiertos, aunque en ese momento cada país tenía que encontrar la manera de implantar la medida: por cable, como Bélgica u Holanda, por satélite, o por medio de antenas , como es el caso de España – de ahí que se llame Televisión Digital Terrestre -. Joan Majó era el responsable de la dirección de la Comisión encargada de las telecomunicaciones en aquella época. Recuerda que ya advirtió que la opción terrestre era de transición y que en veinte o veinticinco y cinco años – más o menos donde estamos ahora – debería ser sustituida.

 

Anuncio de Mediaset reaccionando al cierre de sus canales
 

España tenía antenas de televisión en todos los edificios y nada implantado el sistema de cable o de satélite. Pero, ¿es la cuestión terrestre el principal problema de la televisión digital en España? Ni mucho menos. Como afirma Joan Majó, “el principal problema, que no ha pasado en ningún otro lugar de Europa, es haber otorgado cuatro canales de televisión de la TDT por cada canal analógico”. ¿Esto qué quiere decir? “Técnicamente, la televisión digital te permite que por cada ancho de radiofrecuencia por el que antes emitía un canal analógico, ahora puedes emitir cuatro. Lo que se pensó en España fue conceder estos cuatro canales al propietario del analógico “. De sus palabras se desprende que Majó no estaba de acuerdo con esta decisión. Él recomendaba, más bien, “conceder un canal digital por cada analógico y reservar el espacio sobrante para la telefonía móvil, que hacia mediados de los años 90 ya podíamos intuir que evolucionaría como hasta ahora lo ha hecho”. El tiempo le ha dado la razón, ya que una parte del espectro de la TDT irá destinado a las operadoras de telefonía móvil para utilizar tecnología 4G.

 

Amiguismo y malas decisiones

Para aún complicar más la situación, poco antes de hacer esta concesión de ‘cuatro por uno’, el gobierno de Aznar concedió dos licencias televisivas más: una a Vocento – ABC – y otra a Unidad Editorial – El Mundo -. En total, había ocho canales analógicos que, en la TDT, se convirtieron en 32. “¿De verdad alguien cree que había suficiente contenidos para todo esto?”, Se pregunta Joan Majó, que recuerda que cuando fue director general de la Corporación Catalana de Radio y Televisión – entre 2004 y 2008 – pidió que no ocuparan los ocho canales de los que disponía la televisión pública catalana – cuatro por el analógico de TV3 y otros cuatro por el Canal 33-. En el resto de España, cada una de las corporaciones privadas ha resuelto el problema de contenidos de diferentes maneras: Vocento y Unidad Editorial han ido alquilando sus canales a diferentes emisores durante estos años – Paramount, MARCA, Barça TV, MTV, Discovery Channel, La Tienda en Casa …-, mientras que Mediaset, AtresMedia o RTVE han creado canales especializados, que no han encontrado mucha audiencia.

Ya lo dice Joan Majó: “llenar todos estos canales son dinero”. En concreto, según recoge El Periódico de Cataluña, Atresmedia estima que el coste de un canal de televisión es de 25 millones de euros, 10 millones por el transporte de la señal en Abertis y 15 millones para llenarlo de contenido.

Al regresar a España, Majó reconoce que fue muy crítico tanto con las decisiones del gobierno de Aznar como las del gobierno Zapatero. Recuerda que, cuando el presidente socialista planteó el apagón analógico -2005- y el camino definitivo hacia la TDT, volvió a insistir en la cuestión de la concesión de los cuatro canales por uno. “Lo que decían era que, al menos a los que ya tenían licencias analógicas, había respetarlos esta concesión”, explica el también ex ministro de Industria en la época González.

 

Desde UTECA especulan que los nueve canales serán asignados en concurso a medios afines al Gobierno, como el de 13TV

 

 ¿Nunca se entendió en España lo que significaba la televisión digital? “No tiene mucho sentido dar cuatro canales a los que sólo emite un”, responde Majó, clarificando cuál ha sido el epicentro del fracaso, en términos relativos, de la implantación de la televisión digital en España. Y ahora sólo queda esperar el futuro inmediato que, como reconoce Majó, pasa por el cable. Concretamente, por Internet. “Cuando la mayor parte de los televisores españoles admitan una conexión a Internet, la televisión llegará de esta manera: sea por Wi-Fi o por fibra óptica”.

Esto quiere decir que, en pocos años, la mayoría de los espectadores disfrutarán de la televisión por Internet y muchos optarán por elegir contenidos a la carta más que las emisiones continuadas de los canales, como hasta ahora. Eso sí: el 1 de enero de 2015 hay que volver a resintonizar la TDT para adaptarse a los cambios planeados por las operadoras de telefonía móvil y como ya se desprende de las informaciones aparecidas en los medios, serán los propios ciudadanos los que paguen esta resintonización . Ante esto, cabe preguntarse si España ha aprendido algo en cuanto a televisión digital se refiere. Y parece que no, porque escuchando a Joan Majó se entiende que la opción más lógica, ahora que nueve canales han dejado de emitir, sería replantear este espacio para las operadoras de telefonía e ir preparándose hacia la televisión por cable y por Internet. Pues bien: ya se especula que los nueve canales serán puestos a concurso nuevamente y, según sospechan los directivos de Uteca -la asociación de las televisiones privadas-, esta concesión puede beneficiar grupos cercanos al Partido Popular, como Veo TV, de Unidad Editorial, propietaria del canal conservador 13-TV.

En definitiva, España sigue sin entender qué es la televisión digital, una innovación que ya entró con mal pie en el Estado, a pesar de que un catalán desde Europa ya iba advirtiendo de los pasos a seguir. El amiguismo y errores importantes como la última concesión sin concurso no han ayudado nada la evolución de esta televisión en España que ahora sólo le queda dar un servicio mínimo, en espera de la renovación, dentro de pocos años, del parque de televisores de los españoles y el tránsito hacia las Smart TV: más televisión a la carta.

Logo_finalarticulo

Deja un comentario