12 de marzo de 2014

La Colaboradora: “Se asocia ‘emprendedor’ a tener un yate”

Fernando Palacios Dueso

 

Colaboradora Plano General

Momento de una reunión en La Colaboradora / Foto: Álvaro García Lázaro

 

Cuando llegó marzo quisimos hacerle una entrevista a alguien que pudiese hablarnos de lo que es un “emprendedor”, y de cómo se emprende. Días después entramos en La Colaboradora, sin tener muy claro cómo íbamos a hacerles una entrevista a cuatro personas al mismo tiempo. A cuatro mujeres, concretamente, que han sabido sacar sus ideas adelante; y a pesar del contexto actual, que no es decir poco. Y lo hicimos. Los nombres de las valientes, y sus especialidades, (según el orden de la foto), son: Eva del Ruste, (estilista y decoradora); Miriam Moreno, (facilitadora del cambio en organizaciones); Rebeca Cavero, (aplicaciones para niños); y Asun Armas, (coaching nutricional). Fue casi una hora de entrevista, y el resultado, (muy comprimido), es lo que ven aquí. El nombre del fotógrafo es Álvaro García Lázaro, y las imágenes son producto de su ojo experto.

 

¿Qué significa ser emprendedor?

Eva: Ser proactivo, por supuesto. Colaborador, cooperante… aquí entraría en el “co”, que se ha puesto de moda, pero es así, (risas).

Rebeca: Creo que se asocia demasiado la palabra “emprendedor” a tener que ser un emprendedor de éxito, a ganar muchísimo dinero y tener una gran empresa, y un yate, y a vivir de lujo. Con ser un “emprendedor” nos referimos a que nos auto-gestionamos nuestra trayectoria profesional, nuestro sueldo, etc.; el ser emprendedor realmente no conlleva el éxito económico. Cuando yo emprendo lo hago desde el punto de vista de que me gusta y quiero auto-gestionar mí tiempo, y compatibilizar todo esto de la familia y el trabajo. Eso es lo que se busca, (o debería buscarse), al ser emprendedor. Si solamente buscas un éxito económico vas a fracasar. Emprender es duro y te tienes que oír muchas cosas.

Eva: Es una lucha constante contra los medios, contra una misma… a veces te tambaleas, y dudas, y te preguntas si estás haciendo lo correcto.

Asun: Para mí ha sido la búsqueda de un sueño. Quería trabajar en lo que me gustara, y como no existía pues me lo creé yo. He tenido que evolucionar y cambiar como persona y profesional.

Miriam: Hay montones de talleres que te dicen “que tienes que tener para ser emprendedor” y te enumeran una lista de cosas así, rápido, muy a la ligera. Pero un emprendedor muchas veces tiene miedo, se desanima… hay que aceptar que todas esas emociones van a pasar por ti. Lo que compartimos es la pasión, eso es lo que te empuja.

Eva: Es una mezcla de pasión y libertad. Es actitud. Lo que pasa que se le han asociado una serie de cosas que no reflejan la realidad, hasta el punto de que a los que somos emprendedores el término nos produce rechazo.

Rebeca: Emprender es comenzar algo, por lo tanto todos lo somos alguna vez. Cuando quieres comenzar una familia o empezar una carrera estás emprendiendo. Montar una tienda de barrio también es emprender.

 

¿Es la crisis un incentivo para emprender?

Eva: Hay gente que necesita un empuje para reaccionar, y esa gente es tan válida como el que más. Hay quien lo lleva innato y quien lo aprende, pero todos somos iguales. Hablamos de personas capaces de tirar para adelante. Es la esencia, la base, los valores que te ayudan a continuar.

Asun: Vamos hacia eso, a que la mayoría sean autónomos. A todos nos cuesta salir de la zona de confort, pero hay que hacerlo.

Rebeca: Pero hay que tener cuidado, porque esto es un arma de doble filo. Es decir, emprender es una cosa complicada. Por mucho que digas “yo voy a generar trabajo” o “yo voy a cobrar” igual no lo haces. A mí me da mucho miedo el hecho de que la gente en una situación desesperada vea esto como una solución, porque puede serlo o puede no serlo en absoluto. Ahora se tiende mucho al  “ahora yo me pongo una tienda”, y no hay una educación que te diga cómo hacerlo.

Asun: Ya en el 2002 se decía que el 75% de las empresas que se abrían cerraban al cabo de cinco años. Esos datos siempre han estado ahí, aunque ahora quizá han bajado. Ahora, en vez de en cinco años cierran en uno y medio.

Miriam: No se puede emprender pensando que esa va a ser la solución a todos tus problemas. Crisis hay y la hay para todos. El sistema económico es malo para todos los sectores, no hay excepción.

Eva: Es muy importante la idea del bien común; montar una empresa cuya base no sea el enriquecimiento. Que lo que prime sean los valores. Con esa base es mucho más fácil arrancar y digerir lo que vaya pasando por el camino. Si tienes claro hacia dónde te diriges y sabes que la finalidad no es ganar dinero es mucho más fácil aguantar todas estas cosas.

 

La Colaboradora Plano Corto

 

Las medidas del Gobierno en cuanto a emprendedores son controvertidas; ¿qué papel desarrollan las ayudas a la hora de emprender?

Eva: No se han ejecutado las medidas que se proponían; por lo tanto, el Gobierno más que ayudar ha causado lo contrario. El problema está en la educación, ésa es una de las partidas principales del emprendimiento.

Asun: Lo han enfocado como algo urgente y no han estudiado el tema a fondo. Hay que cambiar el chip.

Rebeca: Alguien que se lanza a emprender lo que no tiene que hacer es lanzarse desde la idea de que va a recibir una ayuda. Existen, todos los años se lanzan varias campañas, pero si dependiésemos de ellas no estaríamos aquí.

Eva: Hay que armarse de ayudas en la base, en la educación. Hay que cargarse de valores, no depender de ellas ahora.

Asun: Hace años la gente montaba la empresa sin hacer un mísero plan de viabilidad, del estilo de “me dan una ayuda y la monto”. Ahora eso ya no se puede.

Eva: Hacen falta iniciativas en las que se hable del fracaso y de personas reales. Está genial oír hablar de quienes montan grandes empresas y hacen cosas increíbles, pero eso son genialidades, y se llaman así porque son poco corrientes. Hay que dar visibilidad a las cosas normales, a ejemplos normales, que te cuenten que han fracasado; pero que siguen, que continúan. Hay que hablar de los valores de esas personas. Todo el mundo tiene unos porqués.

Asun: Ya se está teniendo en cuenta que el fracaso es un paso para el éxito. En otras culturas se valora más desde hace años. En España se está comenzando a hacer.

Eva: Pero yo no sé si estoy de acuerdo con ese punto de vista. Hay gente diciendo “pues yo tengo tres fracasos”, o “pues yo cinco”. ¿Perdona? No, eso tampoco me gusta, porque pasamos al otro extremo. Es más un tema de transparencia y hablar con naturalidad de las cosas. Las redes sociales nos están poniendo unas caretas que no son la realidad. Cuando tú lees a una persona en redes sociales y luego la conoces te das cuenta de que son cosas distintas, la diferencia es bárbara. Se crean unos personajes que luego no existen. Ahora ya los fracasos son como algo “cool”. Ni lo uno ni lo otro. Es como una pareja: si después de terminar algo ese final te cierra a que vuelvas a intentarlo, es un fracaso rotundo.

Rebeca: Hay que quitarse la vergüenza. Cuando somos niños nos caemos muchas veces, pero cuando vamos haciéndonos adultos parece como que no podemos. Y lo hacemos, también nos caemos.

Eva: Es un proceso. Las empresas son como las personas: todos tenemos que pasar por un proceso interior que no todo el mundo conoce.

 

La Colaboradora Panoramica

 

La Colaboradora es un espacio creado para aglutinar emprendedores; ¿creéis que son necesarias más iniciativas de este tipo?

Miriam: A parte de todas las actividades que se desarrollan aquí, (colaboraciones, sinergias, aprendizaje, etc.), el mundo del emprendedor es muy solitario. A veces hay proyectos que se llevan en sociedad pero al final estás como muy solo.

Rebeca: El que exista un espacio como este tiene dos virtudes: una es que te acompañe en esa soledad, y por otro lado volvemos al tema del fracaso. Tú estás aquí con otros emprendedores y ves que también tienen problemas. Yo a Miriam la conozco de verla nada más, pero sé que es una persona normal, que no llega aquí con un Ferrari, (risas). El encontrarte con la realidad te anima y, al mismo tiempo, no te desanima.

Eva: Aquí pisas tierra y dices “ella lo ha hecho, lo ha conseguido”, pero es que ella es con quien te tomas el café por las mañanas. Conocemos las luces, pero no las sombras, y aquí es más fácil que veas ambas cosas.

 

Eva: “La educación es una de las principales partidas para el emprendimiento”

 

Imaginemos que hay alguien que está leyendo esta entrevista y quiere empezar algo. ¿Qué consejo le daríais?

Rebeca: Yo le diría que todos esos riesgos y miedos que tiene son reales. Que adelante. Que tenga por seguro que se va a equivocar, pero que no se desanime. Sobretodo que no lo haga como una salida desesperada, porque se encontrarán desamparados cuando el error sea demasiado grande.

Asun: Yo insistiría en eso. Que le dé muchas vueltas al proyecto, eso que dicen de “pesar en grande, empezar en pequeño”. Lo mejor es ir haciendo pruebas en tu entorno, con el mínimo gasto, desde seguro.

Eva: Destacaría la paciencia. Hay que ser muy paciente. Cuando estás emprendiendo te tienes que rodear de gente así. El peor error cuando emprendes es rodearte de gente negativa, porque es facilísimo abandonar. Es muy importante tener ejemplos reales. Al final, volvemos al principio: ser emprendedor es utilizar tu talento para ayudar a la sociedad. Poner en común lo que tenemos.

 

Deja un comentario