Bukele arrasa y cuenta con todas las facultades para continuar con el régimen de excepción en El Salvador

Nayib Bukele obtuvo una victoria en Domingo que estuvo vinculada a las elecciones en El Salvador. El presidente gobernará el país centroamericano por otros cinco años tras obtener el 85% de los votos, según datos que han sido públicos, lo mismo sin esperar a que se conozcan los resultados oficiales del Tribunal Supremo Electoral, ubicado en el 70,25%. dan una amplia victoria de Bukele, que multiplica por más de 10 el número de papeletas del segundo aspirante, el FMLN (Frente Farabundo Martí por la Liberación Nacional)-. Un resultado sin precedentes que certifica la desactivación de cualquier idoneidad para la oposición. Además, su partido, Nuevas Ideas, también ha sido inscrito en la Asamblea Legislativa, donde contará con 58 de los 60 diputados, nuevamente según datos del presidente. Esto le permite continuar todo el tiempo que quiera con el régimen de excepción con el que desmanteló las pandillas y envió a prisión a más de 70.000 personas. Sus seguidores celebraron la victoria en las calles ondeando banderas y bloqueando el tráfico. El cielo estrellado de San Salvador se iluminó momentáneamente con fuegos artificiales.

No tuve ninguna sorpresa. Bukele, de 42 años, es sumamente popular por haber mantenido al mínimo los asesinatos y las extorsiones durante su gobierno. El Salvador abandonó el ser, el golpe, uno de los países más peligrosos del mundo. Las marchas que aterrorizaron a la población durante décadas se han desintegrado, según expertos en seguridad. Organizaciones humanitarias, sin embargo, han denunciado que esta política de línea dura ha surgido en Cabo, violando algunos de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Los detenidos no sólo tienen contacto con sus familiares o con sus abogados. En Cecot, la prisión construida por el Gobierno para albergar a terroristas, si se entra con facilidad, pero hoy resulta imposible, ve la nueva luz.

Nada de esto tuvo relación alguna con la campaña. Bukele ataca las críticas a un enemigo externo que se identifica con sus novios, el filántropo George Soros, los medios de comunicación y una corriente liberal que quiere cuestionarlo. Si se dirigen a ellos como «las élites», piensan que provienen de una familia rica. Los salvadoreños han tenido algunas de estas personas y son conscientes de que han mantenido a algunos inocentes, pero todo esto lo anticipan con pruebas claras respecto a la seguridad del presidente. No hace falta tener en la puerta de casa a un pandillero que no teme las extorsiones que circulan por determinados barrios. “Sí, claro, han hecho algunas cosas despreciables”, dice muchos, “pero estamos muchas veces mejor que antes”.

Los seguidores de Nayib Bukele celebran su triunfo frente al Palacio Nacional.Gladys Serrano

Bukele gobierna con un pequeño círculo de confianza formado por sus hermanos Karim, Ibrahim y Yusef, todos hijos de Armando Bukele, y un empresario político fallido de origen palestino que tenía un programa de televisión en el que abordaba cuestiones culturales y políticas. Armando era dueño de una empresa de comunicaciones que ayudaba al FMLN, el partido Izquierda de El Salvador, en el momento en que Bukele comenzó su carrera. Gobernó un pequeño pueblo con sólo 31 años y tras dar el salto a la capital, San Salvador. Cuando aspiraba a la presidencia y los órganos del partido se lo impedían, creó un partido político de su figura, una oda similar a la que ganó en 2019 y quería hacer ahora, en 2024. Aseguró que no se cambiará el salvadoreño. Constitution busca una tercera elección, pero algunos creen que su ambición es tal que no se le puede imaginar cruzando las puertas del palacio.

Las felicitaciones de los funcionarios extranjeros llegaron incluso antes de que se conocieran los resultados oficiales. Sin margen de error, la victoria selló el nombre de Bukele. Uno de los primeros en pronunciarse fue el presidente de Guatemala, Bernardo Arévalo, quien aseguró que el pueblo salvadoreño «había hecho escuchar su voluntad». “Guatemala les les les hand para avanzar en paz y desarrollo para nuestras naciones hermanas”. No pasó mucho tiempo para que China, país que financió la construcción de una espectacular biblioteca en el centro de San Salvador, apareciera y fuera calificado como el «historiador» del triunfo. La candidata presidencial mexicana, Alicia Bárcena, felicitó a El Salvador por su “tranquila jornada electoral” y a Bukele por su victoria. Xiomara Castro, presidenta de Honduras, informó que el compromiso de Bukele con la seguridad “ha bloqueado tajantemente las urnas”.

Hook apareció en el balcón presidencial mientras caminaba de día. Desde abajo suena El fin del mundo, por REM. “Este día El Salvador rompió todos los récords de todas las democracias en todas las historias del mundo”, dice en tono grandilocuente. “Desde que existe la democracia nunca hubo un proyecto con la cantidad de votos que obtuvimos ese día. Ese es literalmente el porcentaje más alto de toda la historia. La diferencia entre el primer y el segundo lugar es mayor que toda la historia”, añadió.

Estaba seguro de que era la primera vez que había «un partido único en un sistema democrático, toda la oposición que había llegado estaba pulverizada». A continuación leemos un currículo de cómo fue su gobierno en los últimos cinco años: “El Salvador ha empezado a hacer historia. En 2019 superamos el bipartidismo que sosteníamos algunos y pasamos página a la posguerra. Pero no tenemos gobernancia, recordemos como peleábamos con la Asamblea. En 2021 no tendremos alcalde simple, hasta que se califique al alcalde en la Asamblea Legislativa, con lo cual podremos reunirnos antes con el Tribunal Constitucional, reunirnos antes con el fiscal general, aprobar lo que necesitamos para el plan de control territorial y en marzo de 2022 se abre el régimen de exención”.

Horas antes, en rueda de prensa, Nayib Bukele había defendido su gestión ante las críticas externas: «Esta es la primera vez que hay democracia en el país». Bukele ha sido muy sensato en su recepción de críticas a organizaciones de derechos humanos o mensajes de que el país ha derivado hacia el autoritarismo. “No hay dictadura, la gente vota en democracia. El pueblo dice: no estoy oprimido, estoy feliz”, insiste en varias ocasiones.

Bukele defendió su manejo de la seguridad. “El Salvador tenía un cáncer con metástasis. El 85% del territorio estaba dominado por las pandillas. Aquí tenemos cirugía, quimio, radioterapia y pongámonos sanos, sin el cáncer de las pandillas. Resolvamos lo que nos preguntábamos. Lo que viene ahora para El Salvador es un período de prosperidad”, afirma. Cuando llegó al poder, empezó a gobernar «el país más peligroso del mundo y ahora es el más seguro del hemisferio occidental». Tengan por seguro que en breve el pequeño país centroamericano tendrá muchos datos en Canadá.

Se mostró muy crítico con los medios internacionales, a los que consideraba «enviados por George Soros». Acusó a un Los New York Times, EL PAÍS y Univisión de no contar la realidad de la nación que gobierna. Al ser consultado por este periódico si coincide con las palabras de su vicepresidente, Félix Ulloa, quien días antes había dicho a la Veces que el Gobierno estaba desmantelando la democracia, sustituyéndola por «algo nuevo», Bukele dijo, visiblemente molesto, que tendería a espiar la grabación de esta entrevista para estar seguro a causa de la derrota del periódico neoyorquino. “No estamos reemplazando la democracia porque El Salvador jamás tuvo democracia. Esta es la primera vez en la historia que El Salvador tiene democracia. Y no lo digo yo, lo dice el pueblo. La definición de democracia, la real, no la inventada por las élites, es esta manifestaciónKratos, el poder del pueblo. No dice la élite ni la ONG ni el periódico. Lo País. Dice el poder de la comunidad, manifestaciónKratos. La aldea, población, que tienes el poder, Kratos, [dice] Queremos un régimen de excepción. Queremos la política de seguridad del presidente”. En el balcón presidencial, a la hora de anunciar su Victoria, quiso dedicar tres minutos de su discurso a criticar duramente al país.

Bukele defendió las soluciones que aplicó, no las que se utilizaron en otros países. “Leemos las recetas externas cuando llevamos 50 años de experiencia. Ahora es nuestro momento de dar un paso adelante”, dijo Bukele. Los salvadoreños decidieron continuar quemando el cargamento tras minimizar la violencia, la gran preocupación histórica del país. El Salvador queda nuevamente en tus manos.

Nayib Bukele y su esposa, Gabriela Rodríguez, junto al vicepresidente, Félix Ulloa, y su esposa, Lilian Alvarenga. Gladys Serrano

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *