Iniciar sesión

  • · Síguenos
7 de agosto de 2014

El emprendedor español se adapta a los nuevos tiempos

Patricia Pacheco
Svilen Milev

Svilen Milev

 

Cuando hablamos de emprender, tenemos que tener en cuenta que no es un concepto que se ha mantenido estable a lo largo del tiempo, sino que ha ido evolucionando acorde a las circunstancias y requerimientos del contexto vigente. Emprender ha sido sinónimo de visionario, temerario, arriesgado y hasta cierto punto, imprudente.

El emprendedor ha ido transformándose y adaptándose a las circunstancias que le corresponden en tiempo y en espacio, y de esta forma se han ido disgregando en distintas características que los unen pero también que los distinguen. El nuevo empresario español, se guía por los gurús de Facebook, Instagram o Tumblr se inspiran en conseguir que sus ideas se hagan realidad y gestionan su talento  Según un estudio realizado por IE Business School y el Spain Startup & Investor Summit, la mayoría de las startups que nacen en España están relacionadas con Internet y los servicios web y el mundo digital. Algo muy común a nivel mundial, gracias a los hervideros de tecnología como Silicon Valley, que contagian su espíritu tecnológico y emprendedor a cada rincón del planeta.

Emprendedores cualificados

El 90% de los emprendedores que montan una startup tienen estudios universitarios lo cual se considera un “must” para triunfar y nada más que el 34% de los proyectos que nacen consiguen financiación externa. Este es un gran ejemplo del freno a la innovación y el obstáculo extra para la competitividad a nivel mundial que soportan nuestros emprendedores. Además, sugiere la enorme necesidad de reactivar el crédito a las pequeñas y medianas empresas de nuestro país.

 

La crisis ha hecho que mucha gente jóven y mayor de 45 años se vean obligados a reinventarse y convertirse en emprendedores

 

Hablando de sexo, a pesar de que el número de mujeres autónomas está creciendo considerablemente en los últimos años, siguen siendo minoría. El emprendimiento femenino se reduce a tan solo el 23% del total en el mundo de las empresas de nueva creación. España afortunadamente es uno de los muchos países que hoy incentiva y apoya a la mujer emprendedora a través de programas y becas con organizaciones con Banesto, ICEX o red.es, pero no obstante, todavía nos queda un largo camino que recorrer.

En cuando a edad se refiere, en España el 40% de los nuevos emperadores tienen entre 25 y 34 años, el 38% entre 35 y 44 años, tan sólo el 6% se sitúa por debajo de los 25 y el 3% por encima de los 55. Estos datos nos sitúan en la media europea, donde el emprendedor representativo cuenta con los conocimientos y la experiencia suficientes pero también con una edad lógica para asumir el riesgo que el emprender conlleva.

Sin embargo, en España existe un sesgo a esta tendencia, ya que la crisis a acentuado el número de empresarios mayores de 45 años que se han visto en la necesidad de emprender y reinventarse laboralmente.

Deja un comentario