14 de marzo de 2014

Pop Up Stores, una tendencia al alza

Patricia Cirera

 

Imagen de una Pop Up Store, una tienda pensada para unos días / Belen Echandia

Imagen de una Pop Up Store, una tienda pensada para unos días / Belen Echandia

 

Pop Up Store es un término anglosajón todavía poco conocido y confuso. Se refiere a una tienda o comercio temporal, de tan sólo unos días o semanas. Dicho de otro modo, son tiendas efímeras que surgen y desaparecen.

La característica de este sistema comercial es su originalidad, que permite a la marca acercarse a su público de una forma distinta, interactiva y económica. Además, tiene su parte creativa puesto que la Pop Up Store puede estar localizada en cualquier parte, sea una fábrica, hotel, galería de arte, un mercado, un ático o una barbería. Se crea un mundo dentro de la Pop Up Store con la decoración acorde con lo que se vende. Objetos hinchables, mobiliario vintage, reproducciones de figuras son solo algunos de los objetos que podemos encontrar en ellas. La intención es crear un ambiente dentro de la Pop Up Store mientras los usuarios disfrutan de los productos, de manera que se permita generar una experiencia.

 

Una práctica participativa

Es importante en una Pop Up Store hacer partícipe al público y que pueda interactuar de alguna manera en el funcionamiento de la misma. Por este motivo se suelen hacer actividades complementarias como una barra de bebidas, catering, música para crear ambiente, un corner donde las personas se puedan hacer la manicura o puedan jugar con algún dispositivo electrónico, entre muchas otras.

Cada vez son más las marcas que utilizan este sistema de venta para llegar al público. Chanel, Adidas, Custo, Levi’s, Louis Vouitton, son algunos ejemplos, pero también marcas menos conocidas de diseñadores emergentes.

 

Una pop up del Pedralbes Centre de Barcelona. Foto: Pedralbes Centre

Una pop up del Pedralbes Centre de Barcelona / Pedralbes Centre

 

Las Pop Up Stores suelen estar ligadas a promociones y nuevos lanzamientos de producto. Pueden ser del sector de la moda, tecnología, arte, diseño o cualquier otro servicio. Por esto además de ventas, es una acción de branding. Según la intención de la marca se puede considerar una acción más de Marketing. También es un canal de venta útil para las e-commerce que no tienen tienda física.

Las Pop Up Stores se han popularizado en países como China, Japón o Nueva York, aunque esta tendencia se ha ido extendiendo por Sudamérica y Europa. En España es una acción poco establecida todavía, pero que cada vez más va en aumento. Dentro del sector cabe destacar el caso de Pop Corner, una de las pocas empresas que realizan este tipo de eventos, y la primera en crear una comunidad de usuarios interesados en asistir a las Pop Up Stores. A su vez estos usuarios son potenciales clientes para las marcas. Actualmente ha colaborado en la creación de la Pop Up Store de Paul Frank y ha sido escogida por la aceleradora Connector que ayudará a impulsar el nuevo proyecto de Pop Corner, PopPlaces.com, especializada en alquiler de espacios por días.

 

“Las Pop Up Stores sirven para conectar directamente con las emociones del público”, según Karen Prats

 

Según explica a TRIBUNA INTERPRETATIVA la CEO de Pop Corner, Karen Prats, las Pop Up Stores “sirven para conectar directamente con las emociones del público y tangibilizar esta empatía”. También supone un factor diferencial para las marcas.

La diferencia entre un Showroom y una Pop Up Store, es que un Showroom puede ser fijo y no suele ser tan extravagante a nivel de localización. En cambio una Pop Up Store, es temporal por definición y la localización puede ser más inusual y menos convencional, puesto que hay un concepto creativo creado alrededor de la misma.

Las pop up stores también pueden ser multimarca, es decir, que en vez de que sea exclusivamente de una marca, colaboren varias marcas que compartan un mismo espacio. Para realizar una pop up store la marca sigue fiel a su público objetivo, es decir, se tiene en cuenta a qué tipo de público quiere dirigirse. Hombres, mujeres, niños y sus hábitos. A partir de aquí se establece la localización y el concepto creativo.

Un aspecto a tener en cuenta es que una Pop Up Store es un evento del cual los usuarios deben de acordarse para crear fidelidad a la marca. Si se genera experiencia es más fácil que la gente se acuerde. Hay estadísticas que dicen que la mayoría de las personas al cabo de poco tiempo no se acuerdan del evento al cual han asistido.

Deja un comentario