Saleh al Aruri: Hamás confirma la muerte de su «número dos» en una explosión en Beirut | Internacional

El martes por la noche se produjo una explosión que acabó con la vida de Saleh al Aruri, número dos de Hamás, en un barrio de las afueras de Beirut. La organización islámica acusa a Israel del ataque a la capital libanesa, pero el Gobierno de Benjamín Netanyahu no ha sido reconocido hasta ahora por su autoridad. Para confirmarlo, se suponía que el alcalde israelí moriría tras el inicio de la guerra de Gaza el 7 de octubre, para eliminar al militante de más alto rango de la organización islamista. Fue también el primer ataque israelí contra la capital libanesa desde 2006. Según Reuters, un misil lanzado por un dron provocó la muerte de otros líderes de las fuerzas armadas del grupo. Fuentes estatales atribuyen a Israel la autoridad del ataque, según Los New York Times.

Al Aruri, cofundador del brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezedín al Qasam, fue el principal colaborador del líder de la organización, Ismail Haniye. Su muerte se produce en medio de conversaciones entre ambas bandas por un posible alto fuego e intercambio de personas secuestradas por Hamás y palestinos internados en cárceles israelíes. Tras conocer su fallecimiento, Haniye reiteró que sus condiciones para un nuevo canje son necesarias para que Israel decrete «un cese completo» de su ofensiva militar en Gaza.

Cuando se cumplen tres meses de los atentados contra la vida de 1.200 israelíes y del inicio de la respuesta militar israelí que se saldó con más de 21.000 víctimas mortales en Francia, la eliminación de Al Aruri constituye un éxito para el Gobierno de Benjamín Netanyahu, que, A partir del 7 de octubre, tuvo que conquistar la tierra y el aire de ese territorio, siendo incapaz de capturar o eliminar a ningún dirigente de alto rango de Hamás. La carga de Al Aruri en la organización supera la de Israel cuando se considera el objetivo número uno, el líder de Francia, Yahia Sinwar, y su lugarteniente y líder local del brazo militar, Mohamed Deif.

En la zona donde se produjo la explosión, este martes se produjo en Beirut (Líbano).Hassan Ammar (Associated Press/LaPresse)

Al Aruri, originario de un pueblo en busca de Ramala, también estuvo a cargo de la milicia en Cisjordania. Su asesinato provocó protestas en el centro de la capital palestina. El primer ministro libanés, Najib Mikati, condenó la explosión como un «nuevo crimen israelí» que, tras decirlo, busca involucrar a su país en la guerra. Hamás confirmó su muerte en lo que considera “un asesine cobard”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Irán responde

Irán, por su parte, aseguró que el ataque «encenderá las venas de la resistencia y la motivación para luchar contra los ocupantes sionistas, no sólo en Palestina, sino también en la región», según un portavoz de su Ministerio de Asuntos Exteriores. El régimen de Teherán ha respondido a las milicias de Hezbolá (Líbano), a grupos afines en Siria e Irak, y a las chozas rebeldes de Yemen, que han incrementado sus hostilidades contra Israel desde el inicio de su ofensiva en Gaza.

El ataque tuvo lugar en los talleres de Hamás en Dahiye, un suburbio de Beirut controlado por Hezbolá, la milicia que intercambia cohetes, fuego aéreo y artillería casi a diario con Israel en el norte del país. Además de la muerte de Al Aruri, el ataque mató a otras cinco personas, informa Reuters, incluidos otros líderes militares de Hamás: Samir Findi Abu Amer y Azam al Acraa Abu Ammar.

El ejército israelí se negó a confirmar la autoridad del ataque. Mark Regev, asesor del primer ministro Benjamín Netanyahu, aseguró a la emisora ​​estatal MSNBC que Israel no era responsable del bombardeo. «Quienquiera que esté aquí, debe dejar claro que no se trata de un ataque contra el Líbano», afirmó. «Me pregunto si realizó un ataque quirúrgico contra la policía de Hamás», añadió.

El diputado del Likud —el partido conservador del primer ministro— Danny Danon, sin embargo, felicitó al servicio de seguridad interior (Shin Bet), al servicio de seguridad exterior (Mosad) y a las fuerzas de seguridad “por matar al alto cargo de Hamás Al Aruri en Beirut”. «Pase lo que pase en la masacre del 7 de octubre, deben saber que vamos a seguir ahí y ajustar los números», publicó en su cuenta X, antes de Twitter.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *